5 consejos para definir objetivos de comunicación

Hagas lo que hagas, hazlo con un objetivo

5 consejos para definir objetivos de comunicación

El primer paso para llegar a donde quieres, es saber a donde quieres llegar. Tener objetivos es esencial no únicamente para tenerlos, sino también para conseguirlos.

Son máximas aplicables a casi cualquier aspecto de la empresa y, aún más, a casi cualquier aspecto de la vida. Nuestros objetivos nos guían los pasos, nos ayudan a dibujar el camino de forma más sencilla y, sobre todo, nos indican si estamos en el camino correcto o nos estamos desviando.

Tu estrategia de comunicación no es, ni mucho menos, la excepción que confirma la regla. Son los objetivos de comunicación lo que le da sentido a una acción en comunicación, es aquello que quieres conseguir para tu empresa, a nivel de imagen, reputación, reconocimiento..., lo que te dictará qué tipo de acciones debes emplear  y bajo qué mensaje debes organizarlas.

Definir objetivos de comunicación es, pues, el primer paso que deberás dar a la hora de definir tu estrategia, por eso hoy queremos compartir contigo algunos consejos para que la definición de objetivos te resulte más sencilla.

5 consejos para definir objetivos de comunicación
1. Ten muy presentes tus objetivos de negocio

Hace un par de meses os hablábamos sobre la diferencia que existe entre objetivos de comunicación y objetivos de negocio, y eso sigue siendo así. No es lo mismo lo que quieres conseguir con tu proyecto que lo que quieres conseguir con tus acciones de comunicación, aunque, por supuesto, conseguir lo que quieres conseguir con tus acciones de comunicación te ayudará a conseguir también aquello que quieres para tu empresa.

Es por esto que es tan importante tener muy presente cuáles son los objetivos que mueven a tu negocio, porque solo conociéndolos podrás pautar objetivos de comunicación coherentes que acompañen a tu empresa hasta ahí donde quiere estar.

2. ¡Todo es escalable! Pauta objetivos a corto, medio y largo plazo

A la hora de pautar objetivos, ser demasiado optimista puede resultar contraproducente. Intenta definir objetivos de comunicación alcanzables y medibles. No permitas que el no alcanzar una meta demasiado ambiciosa te desanime.

Cada cosa tiene su tiempo. Dale un tiempo a cada objetivo y revísalo de forma periódica, ¿evolucionas hacia el cumplimiento de ese objetivo? Si es así, ¡adelante! Casi todas las cosas positivas llegan a nuestra empresa de forma progresiva.

3. Mantén SIEMPRE la coherencia con tu esencia

Toda empresa encuentra su razón de ser en unos valores, una misión y una visión, y es la suma de estos conceptos que forma su esencia, lo que la hace única: el qué hace, el cómo lo hace y, sobre todo, el porqué lo hace.

Si tienes un objetivo que no es coherente con aquello que siente tu marca (porque recuerda que la marca es, en cierta manera, la "humanidad" de tu empresa), descártalo automáticamente. No lo conseguirás o, si lo haces, será a un precio demasiado alto.

Vayas a donde vayas no olvides nunca quién eres.

4. No te compliques con palabras que no te dicen nada, habla tu propio idioma

Cada día escuchamos miles de conceptos modernos que, en mayor o menor medida, se nos escapan de las manos. Puede que cuando te hablen de "engagement" pongas cara de susto, puede que cuando alguien mencione tu "awareness" no sepas de qué está hablando exactamente. Pero, ¿qué más da? Olvídate de aquellos conceptos que a ti no te dicen nada y escribe tus objetivos de comunicación como TÚ los entiendas y como te resulte más sencillo transmitirlos a tu equipo.

De ponerles nombres extraños ya nos encargamos nosotros 😉

5. Pregúntate qué, cuándo, dónde y con quién

Este quinto punto, en realidad, los engloba todos. Porque definir objetivos es responderse preguntas y las preguntas que hay que hacerse son clara:

  • ¿Qué quiero conseguir?
  • ¿Cuándo lo quiero conseguir?
  • ¿Dónde lo quiero conseguir?
  • ¿Con quién lo quiero conseguir?

Decide cuál es tu meta y cuándo crees que puedes llegar a ella, decide cuál es el mejor lugar desde donde trabajar por ese objetivo y decide quién te va acompañar en el camino y te va ayudar a llegar a donde quieres.

Es momento de dar el primer paso en el camino hacia tus objetivos de comunicación y, en consecuencia, de negocio. ¿Vamos?

 

No hay comentarios

Agregar comentario