Aprovechar el verano para vender (más y) mejor en septiembre

Aprovechar el verano para vender (más y) mejor en septiembre

Primer día de junio, 20 días para el inicio del verano. Nos acercamos a esas fechas en las que uno empieza a decir aquello de "esto ya lo vemos en septiembre". Y "esto", en algunas ocasiones, es la estrategia de comunicación de la marca.

Si bien es cierto que durante los meses de julio y agosto (especialmente en agosto) nuestro país parece entrar en un coma del que se despertará de nuevo a mediados de septiembre, también lo es que los meses de verano son, justamente por ello, un momento idóneo para dedicar tiempo a la estrategia de comunicación de la compañía.

¡Os cuento por qué!

1. Mayor concentración. En verano, generalmente, hay una bajada del ritmo de trabajo, en muchos casos los clientes requieren menos actividad por parte de sus proveedores y eso nos permite centrar todos nuestros esfuerzos en aquello para lo que, el resto del año, no solemos encontrar tiempo suficiente: definir un completo plan de acción en comunicación.

2. Mejor comienzo de curso. De la misma forma que agosto es un mes de poca actividad, en septiembre suele darse todo lo contrario. Estar preparados para sacarle el máximo partido a esa "vuelta al cole" y hacer lo posible para que ésta se note en las ventas es una cuestión de éxito o fracaso.

3. Perspectiva suficiente. Muchas de las acciones que se plantean dentro de una estrategia de comunicación requieren un margen de tiempo para su organización. Planificar esta organización durante los meses de menor actividad en la empresa nos permite tener en cuenta los diferentes momentos que atravesaremos a lo largo del año y contar con ellos.

4. El año empieza en septiembre. Aunque el calendario nos dice que el año empieza en enero, lo cierto es que nuestra sociedad tiene una cierta tendencia a organizar su año a partir de septiembre. El consumidor vive "la vuelta al cole" como un comienzo de año. ¿Por qué no adaptar nuestra estrategia de comunicación a ese nuevo "inicio de año" entonces?

Los meses de verano son para dedicarlos a la familia, a los amigos y a uno mismo (también), pero aprovechar la ligera bajada de la carga de trabajo para dedicarse a planificar lo que viene puede ayudarnos mucho a la hora de conseguir nuestros objetivos de comunicación y de negocio.

No hay comentarios

Agregar comentario