Blog corporativo. El arte de decir lo que no todo el mundo dice

Blog corporativo. El arte de decir lo que no todo el mundo dice

¿Andas buscando la clave para triunfar con tu blog corporativo? ¡Déjame que te muestre algo! Antes que nada tendrás que abrir LinkedIn, Twitter, Facebook o cualquier otra red social (¡incluso la carpeta de "promociones" en tu bandeja de entrada podría servirnos!)... Echa un vistazo rápido. ¿Ya?, ¿preparado para responder a un par de preguntas?

¿Cuántos artículos has encontrado que tratan los mismos temas o, con suerte, temas muy similares?, ¿cuántos de ellos ya los habías leído antes (con matices, claro)?, ¿cuántos hablaban de cosas de las que todo el mundo habla?...

Si has llegado a dar click sobre el link de alguno de estos posts... ¿Cuántos de ellos te han enganchado hasta el final?, ¿cuántos te han dicho cosas que no sabías?, ¿cuántos te han hecho pensar más allá de lo que ya piensas tú solito cada día?

Vivimos en un mundo saturado de contenidos (ups, ¡se me ha colado una de esas afirmaciones que ya abandera todo el mundo!, perdón), un mundo en el que el tiempo corre muy rápido y en el que son muchísimas las marcas que quieren que las leamos, que nos interesemos por lo que nos cuentan... Pero, ¿qué tendrían que contarnos para que realmente nos interesemos por ello?

No sé si seré la única a la que le pasa, pero después de leer 30 artículos sobre la importancia de LinkedIn como herramienta de negocio, empiezo a aburrirme del tema. Pasemos al siguiente, ¿no? Después de leer todas las claves para crear tu plan de negocio (hay artículos que dan 10, hay artículos que dan 3, los hay que dan 33...) aún no tengo claro cómo se crea un plan de negocio y, por el contrario, estoy saturada de tanta clave y tanta teoría.

¿Qué pasaría si, en lugar de leer los mismos títulos de siempre (o títulos diferentes con los mismos contenidos), de pronto llegara a mí un post que le da un enfoque radicalmente distinto a todo lo que he leído?, ¿qué pasaría si de pronto alguien se olvidara de claves secretas y me hablara de estrategias con fundamento (por poner un ejemplo)?, ¿y si alguien decidiera ir más allá y no quedarse en esa superficie que todos intuimos?

Hay que ser breve y conciso, es verdad, si no perdemos al lector entre parrafada y parrafada, pero 'breve' no significa superficial ni repetitivo, y 'conciso' podría incluso considerarse antónimo a superficial y repetitivo.

La clave del éxito del blog corporativo como yo la entiendo está en dar contenidos de valor y, si algo da valor, es aquello que no ha dicho ya tu competencia, tu colega o tu colaborador. La diferenciación (otra palabra que está a la orden del día) va de ser auténtico, de aportar algo que solo tú y tu empresa podéis aportar. ¿Qué sentido tendría que me escribieras cada semana si lo mismo que leo en tu página lo leo en la página de al lado?

Antes de escribir hay que preguntarse a uno mismo '¿quién quiero que me lea?', cuando tengamos la respuesta, la siguiente pregunta será, '¿qué ha leído antes quien yo quiero que me lea?'. Con estas dos preguntas tendremos la clave para empezar a escribir, dándole al lector aquello que aún no ha leído.

En definitiva, el blog corporativo es algo más que algo que hace todo el mundo porque hay que hacerlo y, por lo tanto, hay que tratarlo con mimo, contar con una estrategia y demostrar quién eres y por qué mereces la pena. Diferenciarte está en la base del éxito de cualquier acción de comunicación que lleves a cabo y el blog corporativo no podía ser menos.

Si quieres que tu blog funcione empieza por tener claro qué puedes aportar tú que no aporten los demás y después, sé generoso, no te quedes en lo más superficial, dale auténtico valor a tu cliente, pero ese valor que solo tú puedes ofrecerle.

También puede interesarte mi post "Marketing digital. La única clave secreta".

¿Te ha quedado alguna duda?

Te animo a escribirme a ncastello@enowcommunication.com o a través de nuestro formulario de contacto

No hay comentarios

Agregar comentario