¿Por qué el emprendedor y la agencia deben formar equipo?

¿Por qué el emprendedor y la agencia deben formar equipo?

La aventura de emprender es precisamente eso: una aventura con muchas idas y venidas (¡qué os voy a contar!), una aventura difícil al principio, cuyo éxito solo será posible con grandes dosis de motivación y esfuerzo.

El emprendedor (o emprendedores en caso de iniciar el proyecto junto a otros socios) se encuentra solo ante el peligro y, de pronto, tiene que gestionar cosas que se le escapan completamente, cosas de las que no había escuchado hablar antes.

En este contexto, como os decía hace unas semanas, las colaboraciones se vuelven esenciales para el éxito del proyecto, tanto que un colaborador no puede ser un "simple colaborador", un colaborador debe ser, prácticamente, un socio.

Así, desde mi punto de vista, el trabajo de la agencia de comunicación no tendría razón de ser si no fuera entendido desde el compromiso y el esfuerzo que implica una relación de socios. La agencia debe ser lo que le falta al emprendedor: el know how en comunicación, pero también el acompañamiento en decisiones difíciles, el apoyo a la hora de avanzar en situaciones que lastran el crecimiento de la compañía,... Y ¡ojo!, todo esto siempre respetando la posición que deben ocupar agencia y cliente, ayudando, pero no excediéndose en sus responsabilidades.

Suena confuso, puede que lo sea, pero en realidad es sencillo: la agencia de comunicación debe gestionar la comunicación del proyecto y acompañar al emprendedor en cuestiones que, a veces, excederán su área de trabajo. Pero fíjate que digo acompañar: las decisiones las toma el emprendedor, la agencia da su punto de vista y lo apoya.

Pero, ¿por qué creo que deba ser así?, ¿por qué no limitarse a lo más fácil: hacer el trabajo que tiene que ver con comunicación y fin de la relación? Pues porque la relación entre agencia de comunicación y emprendedor tiene un objetivo claro (que se comparte entre agencia y cliente): el crecimiento del proyecto.

Acompañar a una empresa en su crecimiento se me hace impensable si no hay un flujo de información continuo entre "acompañador" y "acompañado". En el entorno del emprendedor los cambios se dan a una velocidad que a veces asusta y a la agencia no le puede pasar por alto ninguna novedad de las que acontecen en casa del cliente.

Aprovechar oportunidades, llegar más lejos con menos esfuerzo, conseguir mejores resultados,... Son cosas que solo se conseguirán si antes se consigue establecer una relación fuerte y de extrema confianza entre una y otro.

Porque, al fin y al cabo, luchar por separado para conseguir un objetivo común carece de sentido. El sentido de nuestro trabajo está, en realidad, en acompañar al emprendedor para hacerle crecer y eso solo se consigue cuando la implicación entre uno y otro es del 100%.

No hay comentarios

Agregar comentario