Personal branding y emprendedores, ¿por qué combinar marca empresa y marca personal?

Personal branding y emprendedores, ¿por qué combinar marca empresa y marca personal?

Emprendedor y empresa son cosas distintas pero estrechamente unidas, tanto que a veces nos encontramos a nosotros mismos preguntándonos: ¿tiene sentido trabajar dos marcas (la personal y la de empresa)?

Para mí la respuesta es un sí rotundo. Porque sí, emprender es jugar todas tus cartas por una idea y nadie duda que esa idea necesitará una marca si lo que quiere es crecer, pero, más allá de esto hay otra verdad indiscutible: lo único que te acompañará para siempre eres tú mismo.

Los proyectos crecen, evolucionan, pasan etapas,... como también lo hacemos nosotros como emprendedores y, por supuesto, como personas. Vincular el 100% de nuestro éxito al éxito o el fracaso de nuestro proyecto emprendedor es reducir demasiado nuestro campo de visión: podemos ir mucho más allá.

Y lo cierto es que cuando lo hacemos, cuando apostamos por no quedarnos "escondidos" detrás de nuestra marca empresa, nos damos cuenta de que podemos conseguir grandes cosas y que, de hecho, muchas de esas cosas contribuirán, a su vez, al crecimiento de nuestra marca empresa.

¿Por qué limitarnos, entonces, a trabajar una de las dos marcas, cuando podemos crecer más y mejor sumando esfuerzos? 

La clave está, pues, en desarrollar tu marca personal en coherencia con la marca de tu proyecto. Al fin y al cabo, ¿dirigirías un proyecto cuyos valores no compartieras? Tu público te va a pedir que seas coherente, que lo que digas no diste tanto de lo que hagas, y es ahí donde tienes todo un mundo por ganar: tienes la oportunidad de demostrar que tu marca personal es algo más que aire, que tienes mucho que aportar y que, de hecho, ya lo estás haciendo.

Las empresas forman parte de nuestra sociedad, y seguirán haciéndolo, pero cada vez caminamos con paso más firme hacia una sociedad en que la persona está en el centro, en que ya no se habla de empresas vendiendo a empresas, sino que entendemos que, en todos los casos, somos personas vendiendo a personas.

Abrirte a crecer como persona es abrirte a infinidad de posibilidades de aprender, de vivir y de avanzar hacia una mejor versión de ti mismo, ¿por qué no intentarlo?

Dale valor añadido a tu persona, porque, al fin y al cabo, eres tú mismo el que te llevarás allí a donde quieres llegar, sea donde sea a donde quieres llegar. 

No hay comentarios

Agregar comentario