No hace falta ser una empresa grande para ser una gran empresa

El pasado martes tuvimos la oportunidad de asistir al evento 'Sí a la Pyme Barcelona', un evento para la reflexión del que no sabíamos mucho qué podíamos esperar. De cualquier modo, la realidad superó todas las expectativas, fue una mañana motivadora e inspiradora y, si con algo nos tenemos que quedar, nos quedamos con esto: no hace falta ser una empresa grande para ser una gran empresa.

España es un país de pymes, pero no de cualquier tipo de pymes, de pymes valientes, dispuestas a hacerse su hueco en el mercado. Empresas que puede que pasen de padres a hijos, que acumularán años de historia. Empresas que, con un equipo pequeñito, son capaces de llegar más lejos que otras con equipos gigantes. Empresas que, en algunos casos, han salido de las condiciones más adversas y que hoy tienen su buen mercado (es el caso, por ejemplo, de trajesamedida.com, un proyecto de Bere Casillas, ponente del evento, ¡todo un ejemplo!).

Vivimos demasiado acomplejados, obsesionados en aquello que no podemos hacer, en lo que puede pasar si fallamos, ¿cambiamos el chip? Está más que demostrado, crecer significa empezar a sustituir el '¿y si sale mal?', por el '¿qué oportunidad estaría perdiendo si no lo intentase?'. La respuesta a esta segunda pregunta resultará siempre más alentadora, más motivadora, más cercana al éxito.

Es el momento de olvidarse de aquello que es 'solo para los grandes' porque, ¿sabes qué? Nadie (ni ninguna empresa) es demasiado pequeña para nada, las posibilidades están abiertas y están ahí para todo el mundo y, por supuesto, ¡para las pymes!

Otro concepto que apareció una y otra vez en el evento fue 'ilusión' y 'entusiasmo', palabras preciosas, la gasolina de los emprendedores, el combustible para el camino hacia el éxito.

Si tenemos ilusión y entusiasmo y una infinidad de posibilidades, ¿qué nos impide dar un paso más hacia adelante? Seamos más valientes, atrevámonos a ser grandes empresas todos y cada uno de nosotros, desde el autónomo que cuenta con un ayudante a media jornada, hasta el directivo que ya coordina a un equipo de 20 personas. Todos, sin excepción, estamos capacitados para llegar a lo más alto, ¿empezamos a caminar?

¡Feliz día!

No hay comentarios

Agregar comentario