¡No sin mi plan de comunicación!

¡No sin mi plan de comunicación!

En este primer año en eNow communication hemos conocido a un montón de personas, hemos trabajado con un montón de clientes diferentes, hemos realizado tareas que van desde todo lo amplio que puede ser un plan de comunicación, hasta todo lo concreto que puede ser, por ejemplo, la redacción de una nota de prensa. Y, en este contexto, siempre me ha sorprendido esto: "¿eh?", "¿plan de co...qué?", "¿y es necesario ese plan?" e, incluso, "yo no quiero documentos, que al fin y al cabo se quedan en documentos".

No digo que no entienda estas respuestas, por supuesto que las entiendo, pero creo que es importante defender, y hacer entender, el valor de este "documento". Comunicar es fácil, hacerlo sobre la marcha también, pero, ¿qué comunicamos si no sabemos qué es lo que hay que comunicar?, ¿podemos lanzar un mensaje hoy y otro diferente mañana?, ¿debemos hacerlo así?

La comunicación de una firma, para que repercuta positivamente a la imagen de ésta, debe lanzar un mensaje concreto, debe vincular a la marca con una idea, ¿cómo lo hacemos si no tenemos claro cuál debe ser esa idea?

Las posibilidades y herramientas que existen hoy en día para comunicar en la empresa son más amplias que nunca, eso significa infinidad de oportunidades, pero ¡ojo!, también significa mayor necesidad de planificación: muchos tiros al aire nunca equivaldrán a un solo tiro certero.

Y el plan de comunicación es eso, el enfoque al centro de la diana, la definición del concepto que nos llevará, o nos acercará, al objetivo. ¿Cómo podemos renunciar a él?

El plan de comunicación es, pues, una herramienta esencial pero, por X o por C, este valor se aprecia cada vez menos en casa del cliente y creo que los profesionales de la comunicación debemos tomar nuestra parte de la responsabilidad: hacer planes que lleven a la acción a la empresa es parte de nuestra responsabilidad.

Definir timings, ayudarles a organizar el trabajo, acompañarles en el camino... ¡Y ahí va el segundo quit de la cuestión! Contar con los aliados adecuados es esencial para que un plan de comunicación no se quede solo en el plan. ¡Hagamos equipo con nuestros clientes!, eso es lo que ellos necesitan para conseguir resultados y lo que nosotros necesitamos para que nuestro trabajo sea útil.

La responsabilidad es compartida: unos debemos aportar, los otros deben dejarnos aportar.

Yo lo tengo claro: si no hay plan de comunicación, no hay comunicación, pero que haya plan de comunicación no siempre significa que haya comunicación, así que... ¡A trabajar!

No hay comentarios

Agregar comentario