4 consejos para ser constante en la redacción de tu blog

4 consejos para ser constante en la redacción de tu blog

Mucho se habla de la importancia del blog corporativo en la estrategia de comunicación de las empresas. Ya casi todos sabemos que es importante contar con uno de estos y, sin embargo, no siempre lo trabajamos con la constancia necesaria.

En mi opinión, si no lo hacemos es, casi en todos los casos por dos razones: la falta de tiempo y/o el miedo a la hoja en blanco. Cuando una tarea nos resulta complicada tendemos a aplazarla y escribir no siempre es sencillo.

Por eso hoy me gustaría daros algunas herramientas que os ayuden a afrontar ese miedo y os hagan más fácil la tarea de escribir.

Con estos consejos puedes conseguir que la constancia gane a la pereza, al miedo...:

1. Dedica un tiempo concreto a decidir los temas que publicarás en las próximas semanas o meses. Si cada vez que toque publicar un artículo tienes que hacer el esfuerzo de encontrar un tema atractivo para tu público, esta tarea podría convertirse en un freno para ti. No siempre estamos "inspirados" y puede que en ese momento no se te ocurra nada así que... ¡Para la próxima! ¡Ni hablar! Dedica una hora de un día concreto, por ejemplo, a definir los temas del próximo mes. Así, el día que te toque ponerte a escribir ya tendrás parte del trabajo hecho.

2. Pregúntate cuál es el problema de tu público objetivo que tú podrías ayudar a resolver. Si, aun preparando el calendario editorial con tiempo, te cuesta dar con las ideas que compartir en tu blog, haz este ejercicio: ponte en la piel de tu cliente y descubre qué problema tiene y cómo le ayudas tú a resolverlo. Haz que cada post en tu blog sea una pequeña ayuda más para resolver ese problema que comparten todos tus clientes.

3. Coge papel y boli y, ¡respóndete a la pregunta que quieres responder con tu post! Las ideas no suelen estar ordenadas en nuestra mente e incluso a veces parece que se esconden cuando queremos sacarlas. Coger un papel y un boli y responder de forma esquemática a la pregunta que queremos responder en nuestro artículo nos ayudará a sacar las ideas principales de lo que será nuestro post, ¡después ya le daremos estilo!

4. No renuncies a tu estilo personal. Tu blog corporativo tiene que respirar la esencia de tu marca, no caigas en el error de estandarizar tus textos, de intentar que sean como los que has leído aquí o allí, date libertad para hacer artículos de los que a ti te gustan, de los que a tu marca le gustan, porque al final eres más lo que te gusta ser y menos lo que dicen los demás que debes ser.

No hay comentarios

Agregar comentario