Mi LinkedIn me lo llevo yo

Mi LinkedIn me lo llevo yo

De unos años hacia aquí LinkedIn ha irrumpido en nuestras vidas como una herramienta que llegaba para convertir nuestra forma de entender las relaciones profesionales. LinkedIn, como otras redes sociales, llega para acercar a las personas, para conectarnos con gente a la que ni soñábamos conocer. Hoy, esta herramienta ya forma parte de nuestras vidas e, incluso en algunos casos, se torna en un elemento imprescindible de nuestro día a día profesional.

Pero, ¿qué pasa cuando nos ponemos en contacto con alguien vía LinkedIn y nos encontramos con que no estamos hablando con esa persona?, ¿qué pasa cuando dejamos de llevarnos nuestro propio LinkedIn y le pasamos la tarea a la secretaria, al community manager, etc.? ¿No pierde entonces sentido la aplicación?

Estoy de acuerdo que la marca personal no dista tanto de la marca empresa, ¿pero tiene sentido delegar en otras personas lo que atañe a NUESTRA marca personal? Cuando hablamos de una empresa, esta decide quién es su embajador en las redes sociales, quien lo representa. Esta persona habla en nombre de la empresa y lo que yo leo lo atribuyo a dicha empresa, perfecto. Pero si yo conozco a una persona y la vinculo a un texto, a un comportamiento y a unos contenidos... ¿No espero que sea esa misma persona la que lo ha escrito, lo ha buscado, lo ha compartido...?

Uno de los pilares básicos de la imagen de marca es la sinceridad, el "ser bueno para poder comunicar que eres bueno". ¿Qué sentido tiene que otra persona hable por ti cuando alguien te envía un mensaje? Personalmente, creo que pierdes autenticidad, dejas de ser la persona con la que yo quería hablar porque sé que lo que lea, aunque puesto en tu boca (o bajo tu imagen de perfil) no está saliendo de ti.

Nacimos seres humanos, capaces de sociabilizar, de conectar. No digo que todos tengamos que conectar vía LinkedIn, ni siquiera digo que todos tengamos que recurrir a las herramientas digitales. Lo único que digo es que si has decidido que uno de tus canales para conectar con las personas sea LinkedIn ahora es tu momento de demostrar que, como cualquier otra persona, eres capaz de escuchar, de leer, de entender y de responder en consecuencia, representando tus valores, tus objetivos y tu papel en este mundo.

LinkedIn es una herramienta con muchísimo potencial, tanto para la empresa como para el emprendedor, el empleado, la persona. Gestionar todo ese potencial no siempre es sencillo pero no podemos permitirnos desaprovecharlo. Nuestro perfil profesional en LinkedIn tiene que respirar como nosotros, tiene que oler a nosotros, tiene que ser nuestro yo del espejo. No lo dejemos en manos de quien seguro está muy preparado para gestionarlo, pero no es nosotros mismos.

Recuerda que tú eres tu marca, como yo soy la mía, mi LinkedIn me lo gestiono yo, ¿y tú?

Artículo publicado en el digital CatEconómica.

No hay comentarios

Agregar comentario