“No quiero invertir en redes sociales porque sé que no voy a sacar clientes de ahí”, ¿error o acierto?

"No quiero invertir en redes sociales porque sé que no voy a sacar clientes de ahí", ¿error o acierto?

La polémica está servida. Hay marcas que lo tienen clarísimo: "en redes hay que estar porque hay que estar, pero no vale la pena invertir nada ahí porque nuestros clientes no nos compran a través de redes".

Y, en esta afirmación, encontramos más de un error. Para empezar, ¿en redes hay que estar porque hay que estar? Estamos de acuerdo de que la mayoría de marcas, grandes y pequeñas, están, ¿pero significa eso que todos tengamos que estar? ¡No!, significa que merece la pena estar, pero con una buena estrategia, con un objetivo claro y acciones concretas para llegar a ese objetivo.

Y, como siempre, los objetivos deben ser realistas, "nuestros clientes no nos compran a través de redes", perfecto, entonces no busquemos vender en redes. Busquemos que nos conozcan, que hablen de nosotros, que sientan algo por nosotros, ¡que nos reclamen!

Entre las empresas que creen menos en las redes sociales, se encuentran frecuentemente aquellas que no venden al consumidor final, sino que llegan a éste a través de otra empresa. Esa "empresa" no toma decisiones de compra en redes sociales y, por ello, damos por hecho que no merece la pena estar. Nos olvidamos de que en esa "empresa" trabajan personas, personas que sí toman decisiones de compra y que, ¿por qué no?, las pueden tomar influenciadas por aquello que han visto en redes sociales, sea dentro del horario laboral, sea fuera de éste..

Pero, más allá de esto, hay otra cosa que solemos pasar por alto, y es que muchas veces el cliente de nuestro cliente sí que está en redes sociales, y que muchas veces, éste sí toma decisiones de compra estando en redes sociales. Y pocas cosas le importan tanto a nuestro cliente, como la opinión y la exigencia de sus clientes. Conseguir que los clientes de nuestros clientes nos pidan es un gran paso hacia el éxito.

Las redes sociales no siempre venden (aunque pueden llegar a hacerlo en algunos sectores específicos), pero siempre ayudan a vender, siempre que se trabajan con una buena estrategia de base, con un análisis constante de resultados y con una adaptación de los contenidos a los gustos de nuestro público.

Porque a través de las redes puedes crear conciencia, puedes darte a conocer, puedes generar debates... A través de las redes sociales puedes hacer que te compren (algunas veces) y puedes hacer que te quieran (más veces). Y el querer lleva, en el caso de las marcas, al vender. 

No hay comentarios

Agregar comentario