Snapchat, la herramienta de las nuevas oportunidades

Snapchat, la herramienta de las nuevas oportunidades

Que las redes sociales forman parte del día a día de millones de personas en todo el mundo no es ninguna novedad. Desde hace ya algunos años, este tipo de redes se ha hecho con la confianza de miles de personas que depositan todo tipo de contenidos, que comparten experiencias y que pueden contactar desde cualquier lugar, en cualquier momento, con cualquier persona, esté donde esté.

Era de esperar que, en un momento u otro, las empresas entraran en el juego y se aprovecharan de la popularidad de las redes para publicitarse y ofrecer sus productos o servicios por esta vía. La variabilidad de contenidos que se pueden ofrecer, el alcance de personas a las que se puede llegar, y el impacto que puede tener una publicación en la red social, son sólo algunos de los puntos a favor que tienen las redes con respecto a las empresas. Y, por ello, las empresas más inteligentes son las que se introducen en cada nueva red que surge.

Snapchat, una aplicación bastante reciente (nacida en 2011), es una red un tanto especial: deja atrás la simple publicación de contenido de texto sin ningún documento adjunto, dando protagonismo a la fotografía sin pie de foto, sólo con una descripción en la misma imagen. En un comienzo, esta app consistía en el envío de fotografías a los contactos seleccionados, con un margen de tiempo limitado para verlas (10 segundos como máximo), y con la peculiaridad de que, una vez visualizada la imagen y pasados los segundos de margen, la imagen desaparece, sin almacenarse en el teléfono móvil. El siguiente paso de la app fue crear una especie de 'muro', donde se cuelgan las fotografías en orden cronológico, y donde los contactos de la app pueden visualizar 'la historia' del día de cada persona. En este caso, la historia se puede ver y repetir las veces que se quiera, pero pasadas 24 horas de la subida de la imagen, esta se elimina y no se almacena en el dispositivo móvil.

Vista así, la aplicación puede parecer una herramienta útil en muchos sentidos: poder enviar fotografías a los amigos sin que estas se guarden en su dispositivo, poder colgar cronológicamente fotografías de lo hecho durante el día pero sin que se guarden eternamente... pero, ¿qué provecho pueden sacar las empresas de Snapchat? Las empresas más innovadoras han optado por unirse a la nueva comunidad, creándose un perfil oficial y compartiendo todo tipo de contenidos.

Snapchat permite una bidireccionalidad muy fuerte: la empresa publica contenido, y los usuarios  de la app y seguidores del perfil de la empresa pueden enviarle mensajes directos de todo tipo, y de forma privada. De esta forma, la empresa tiene acceso a opiniones, sugerencias y críticas de todos los "espectadores" que visualizan la historia de la empresa. Una de las partes más positivas que tiene esta app, es que la empresa puede enseñar cualquier tipo de contenido, ya que es una comunicación muy informal.

Así pues, la empresa puede mostrar el proceso de producción de un producto, su presentación oficial, fotografías finales de un producto, vídeos sobre un acontecimiento... Lo que sea. Y, al mismo tiempo, los usuarios que visualizan la historia de la empresa, pueden comentar todo lo que quieran.

El riesgo que tiene la aplicación es que, aunque pasadas 24 horas el contenido se elimina, existe la posibilidad de que los usuarios hagan captura de pantalla, inmortalizando el contenido publicado por la empresa. De esta manera, los usuarios obtienen información extraoficial, que pueden manejar a su gusto, y la empresa pierde la formalidad que tiene mediante alguna otra vía, como la página web.

Una aplicación en un principio creada con la intención de compartir información cotidiana entre las personas, a la cual las empresas pueden sacarle muchísimo partido creando una relación empresa-cliente mucho más estrecha que nunca.

Y tú, ¿añadirías Snapchat al saco de redes sociales de tu empresa?

No hay comentarios

Agregar comentario