Lo que sucede cuando dejas pendientes

Seguro que te suena esto: esa tarea que se te atraviesa, que te da miedo o te produce pereza, esa que salta de un día para otro en el calendario, en una historia que no parece tener final feliz… Los PENDIENTES.

Para mí, uno de los peores enemigos del emprendedor. Siguen ahí incluso cuando no los vemos y, cuando de pronto reaparecen en nuestra mente, nos ponen en alerta, nos desconcentran de lo que sea que estemos haciendo, aparece la culpa…

Y nos volvemos menos productivos, más cansados y malhumorados. Trabajamos menos y peor, y acabamos más cansados nuestra jornada. Nada nuevo.

¡STOP! Todo lo que te ronda la cabeza y no resuelves, todas las decisiones que tienes que tomar y no tomas, ocupan tu espacio mental. Y NO, no te lo puedes permitir. Porque te quita calidad de vida, porque te puede llevar a perder el control.

Te mereces vivir tranquilo y feliz. Te mereces vivir sin pendientes. Por eso he querido grabar este vídeo que, aunque no va ni de comunicación ni de marketing, sí que va de ti, que me lees, de ti que emprendes.

Dale al play y deja de hacerte trampas al solitario.

Esto no va de rendirle cuentas a ningún jefe estricto (más que tú mismo), esto va de hacer los cambios necesarios para emprender y vivir siendo un poquito más felices.

¡Deseo de corazón que estos consejos te sirvan para avanzar en tu proyecto! Para llevar tu empresa ahí donde siempre has querido verla. Si estás hasta el moño de tus pendientes y necesitas un poco de charla y de comprensión, ¡escríbeme ahora!

Nos tomamos un café y compartimos dudas y miedos, nos impulsamos porque sí, porque nos alimentamos los unos a los otros.

Si el contenido de hoy te ha despertado algo dentro, si quieres que puede ser útil a otros emprendedores como tú, ¡compártelo! Creemos una red de emprendedores exitosos.

¡Hasta la próxima semana!

¡Impulsa los resultados de tu empresa ahora!

Contacta con nosotros y descubre cómo empezar a desarrollar tu plan de crecimiento.

Contacta